Ars longa, vita brevis

sábado, 6 de noviembre de 2010

El puente del tiempo

La amistad es como un puente invisible que se construye por dos lados, hecho con los mismos contrapesos, cuando se cruza tiene en un punto medio la algidez del encuentro, la ubicuidad solar.







Sábado 30 de octubre.

Querido Cesar:

-¿Fuiste marino no es cierto y en un momento de tu vida lo dejaste todo para ser pintor?.-

No no soy marino. De chico quise serlo...! Estudié Cs. Económicas. Pero siempre me gustó el mar, los barcos. De niño volaba mi imaginación al escuchar “el mar” de Debussy o “ Una barca en el océano” de Ravel. Ahora me conocen como pintor de temas portuarios. Siempre los barcos..!
Los que cruzan este líquido amniótico del útero materno, nuestra Madre Tierra.



Cuéntame -¿A qué edad empezaste a pintar, quienes o quién fueron tus maestros, consideras que pintar al aire libre fue fundamental en tu formación como artista?.-

Empecé a pintar con doce años. Al morir un tío materno pintor. De él heredé mis primeros pinceles y óleos “Rembrandt”, mi primera paleta que utilizo actualmente, mi primera caja de pintor, mi primer caballete de campaña.
Entre los catorce y quince años tomé clases de pintura con Pedro Roca y Marsal, un barcelonés de alma sensible, de quien guardo el más hermoso y afectuoso recuerdo.
Por esta época comencé a frecuentar el barrio de la Boca, a orillas del Riachuelo. Con sus casas y galpones a orillas del río, con sus remolcadores y barcazas de cabotaje, con sus olores a trabajo y a puerto, con algunos viejos inmigrantes genoveses que aún conservaban su idioma dialectal. Con el colorido que supo darle al barrio Benito Quinquela Martin, un pintor que vivió siempre en la Boca y que plasmó en telas de gran tamaño, el hormigueante trabajo del hombre del puerto y sus barcos, con luz y vigoroso color. Tuve el gusto de conocerlo y de tener una foto suya dedicada a mí cuando tenía apenas dieciséis años..!
Conocí a muchos pintores, entre ellos yo era el más joven. Otro de ellos es Óscar Vaz ( de ascendencia española ) fue se puede decir mi segundo maestro en pintura al aire libre y también guardo de él, agradecimiento, gratos recuerdos y afecto.

-¿Buscas en las atmósferas del puerto de Buenos Aires los quebrados en gamas grises, los reflejos quietos como espejos, el óxido de los barcos, las gamas azuladas dime César por qué?.-

Hace unos tres años tuve una crítica de Fermín Fevre, a quien nunca conocí, que elogió mi pintura y sobre todo el clima que trato de expresar en ellas.
Sí me atraen los grises y lo óxidos, los óxidos tal vez muestran el paso del tiempo, el deterioro inexorable de todas las cosas. Como cicatrices que dejan la lucha por la supervivencia. Cicatrices que se deben mostrar con orgullo no ocultarlas.
También los colores cálidos y vivos a “pleno sol” (ahí tiene mucho que ver mi admirado Sorolla).
Me considero más un pintor pasional que pensante. Será por eso que según mis estados de ánimo, me anime a encarar los grises o los colores vivos.
Un abrazo César crucemos el puente en otra hora.
Otro abrazo para vos.






Lunes 1 de Noviembre.

Mi querido César:

-¿Por tanto entonces la inflexión en tu obra estaría dada más en el color, que en la línea o en la composición, no pienso que la descuides, pero sí que es una búsqueda perpetua de la luz?.-

Así es. Me fascina la luz y la incidencia en los colores, Como te decía no sólo me gusta la luz a pleno sol, también la luz de los días grises. Siempre me pregunté si tendrán color los objetos en total ausencia de luz. En teoría no, pero me cuesta imaginar un “no color”.

Observo en tu obra cierta melancolía o nostalgia.-¿ Te consideras un romántico en el sentido del término, es decir adscrito a la corriente del romanticismo?.-

Pues si bien tengo un carácter amigable, alegre, hay ciertas cosas que logran pulsar una cuerda interna que nos pone nostálgicos, melancólicos. Puede ser una frase, un acorde musical, una escena.
En música logran ese efecto Erik Satie y Debussy. Dos románticos por cierto. También algunas arias de ópera de Puccini. Me considero un romántico en la percepción del mundo, en la manera que impacta en mis emociones, Adhiero sí al impresionismo, sobre todo al impresionismo español.

-¿Has pintado a lo largo de los años o por el contrario lo retomaste después de intervalos en el tiempo?.-

Alrededor de mis veinte años dejé casi de pintar. Las causas: la universidad, el trabajo, el noviazgo.
Pintaba esporádicamente. Retomé la pintura con total énfasis, luego de la muerte de mis padres y de mi divorcio, ocurridos en el lapso de tres años, cuando ya estaba en los 40. Fueron acontecimientos duros a los que hay que agregarles que los cuarenta años es una etapa clave en la vida pues estamos a mitad de camino y además la crisis económica en Argentina (siempre tenemos una a mano...!) que me dejó sin trabajo.

-¿Tienes algún ritual para pintar, (de cualquier tipo), es decir necesitas música, sueles disponer los colores de una forma determinada, se te hace necesaria la luz natural o pintas por la noche, te tomas café o...?-

No necesariamente. Puedo poner música. En la música veo colores, luces, sombras, empastes y veladuras. Pienso que componer un cuadro es como componer una sinfonía.







Nota al margen* La sinestesia es la mezcla de varios sentidos, un sinestésico puede oír colores, ver sonidos u olerlos y percibir incluso sensaciones gustativas al tocar la textura en un objeto, ver colores en las letras o en los números, la depresión puede aumentar esta percepción, se produce de forma natural en ciertas personas, los psicotrópicos como la mescalina o el LSD pueden producirlos, en el arte la sinestesia es una figura retórica que entremezcla las sensaciones de los sentidos físicos con los sentimientos, especialmente en el simbolismo, Arthur Rimbaud escribió un soneto adjudicándoles a las vocales un color distinto, el modernista Rubén Darío mezclaba en su versos gusto más vista, seguida por Juan Ramón Jiménez que la amplea más asiduamente continuada y llegando a su máximo esplendor por los poetas de la generación del 27.

Dispongo los colores como me enseñó mi maestro Roca y Marsal. Paleta rectangular: el blanco en el ángulo superior izquierdo, los cálidos a lo largo del borde superior, empezando por los más claros a la izquierda (amarillos, ocres, tierras, rojos, lacas oscuras) y los más oscuros a la derecha.
Los colores fríos a lo largo del borde izquierdo empezando por los más claros y terminando por el azul ultramar. La mano lleva automáticamente al color elegido, cuando te acostumbras.
Puedo pintar tanto de día como de noche. De noche hay que tener más cuidado con los violetas, azules y amarillos, pues se ven distintos con luz diurna, suelo fumar mientras pinto.
Un abrazo querida amiga mientras espero tu próximo mail.




Jueves 4 de Noviembre.

César querido:
Pues ya tenemos otra cosa más en común, yo también fumo, lo dejé varias veces y volví a recaer.
Dijo Bernard Shaw, dejar de fumar es fácil...! yo debo haberlo dejado unas 50 veces en mi vida.

-¿Eres más bien un impresionista o un luminista?.- El luminismo es la última corriente del impresionismo o neoimpresionismo cercana al fauvismo, seguida por los belgas, holandeses y asi mismo por los españoles con nombres como el citado por ti, Sorolla o Teodoro Andreu, Francisco Benítez Mellado, etc. Caracterizada por grandes manchas, la mancha como excusa lumínica.

Pues entonces soy un iluminado...digo, iluminista....! que no es lo mismo.

-¿Pintas con total libertad sin presiones del mercado, buscas la obra, el lienzo, ese cuadro soñado que nunca se pinta?-.

Al vivir de la pintura, desgraciadamente se está sometido de alguna forma al mercado. Yo les digo a los galeristas (que muchas veces son malogradores de pintores) “ el pintor pinta lo que vende, el artista vende lo que pinta...!”.
Hay sí ese cuadro soñado que siempre se nos escapa, como un espejismo.

Háblame de Buenos Aires, tu ciudad o de los escenarios paisajísticos de tus cuadros, creo que además de su luz, tiene su sabor, su tacto, su aroma, su espíritu...

Que te puede decir de Buenos Aires...! Alguien dijo que es una mala fotocopia de Europa. Sus estilos arquitectónicos son variados, hay palacios de estilo francés, español e italiano. Dicen los españoles residentes aquí, que en la Avenida de mayo, se sienten en Madrid. Si caminas por el barrio de la Recoleta, verás algunas similitudes con París. No por nada la colectividad española se reune en Av. De mayo y en la recoleta está Plaza Francia.
Mi barrio era más lindo hace muchos años, ahora es un barrio de edificios de veinte pisos.
La Boca, era un barrio de inmigrantes genoveses marinos y mecánicos de motores navales. Muy pintoresco con casas habitadas y galopones a orillas del Riachuelo, río que desemboca en el río de la Plata. A propósito de este río tan ancho ( su parte más angosta mide 45 km) y de color león (Juan Díaz de Solís, al descubrirlo lo llamó Mar Dulce), es una pena que la ciudad mira al interior y le da la espalda al río...!



Los personajes que incluyes en tus composiciones no son los protagonistas forman parte del panorama, es decir no es una narración pictórica costumbrista, son un flash sobre el paisaje pero lo que permanecerá es éste último. ¿Estoy en lo cierto?.

Sí mi señora...! son parte del panorama, lo encandilecen.




Y por último dime lo que quieres sobre ti, sobre ese veneno que es el arte.

Sobre mi...hmmm! Que mi abuela me adoraba, tanto como yo a ella...! se llamaba Plácida Florentina...
Sobre el arte... que complicado. El hombre primitivo fue cazador, guerrero y artista. Cazó el bisonte, protegió su tribu y pinto admirablemente. Tal vez antes de pintar creó música, como forma de comunicarse, usando su voz y un tronco hueco. Después mucho después fue ingeniero, contador, escribano, etc, etc. No concibo la vida sin arte. Debe de ser una forma de comunicarnos con el prójimo con el Universo.

Un abrazo mi querido César Novelletto, pintor, artista, un placer leerte o mejor vislumbrar tu mundo, tu pincel poético, la panorámica interior, rica, sensible, exquisita e inteligente de mi amigo boquense.

El placer es mío amiga astura...! Quedo a tus ordenes.




Al despedirnos este jueves en el puente que una botella etérea parece bautizar con un nombre he recordado esta cita, la sensación, mi emoción al charlar y admirar la obra, la personalidad de mi amigo me deja el gusto de las palabras de Gladys Teber:
Necesitamos tiempo para soñar, tiempo para recordar y tiempo para alcanzar el infinito, tiempo para ser.
Y yo añadiría tiempo para encontrarnos.

6 comentarios:

  1. Un reportaje sin desperdicio, para entrar a los mundos de los cuadros de la mano de un artista inmenso.
    Felicitaciones a ambos por esta entrada para leer y releer, como las imágenes para verlas, sentirlas.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Hermosas las obras que escogiste para acompañar el diálogo con tu Amigo César y muy agradable conocer un poco las voces, los sonidos y colores que habitan en su Alma...

    Abrazo enorme, mi querida Paloma y mis felicitaciones a César, por tan maravillosa obra pictórica!

    ResponderEliminar
  3. Gracias querida Vivi, el protagonista es César que como muy bien has captado es un artista y un ser humano inmenso!!.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Anamaría escogí las obras que mejor sentí que se adaptaban al diálogo que mantuve con César.
    Gracias!! le trasmitiré tu impresión sobre su Alma y su obra.
    Un abrazo enorme Anamaría!!.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Vivi, Cecilia.
    Gracias Anamarìa.
    Gracias Paloma....! querida amiga...!
    Son ustedes muy generosas...

    Cesar

    ResponderEliminar
  6. Querido César!! gracias de nuevo a ti.
    Abrazos!.

    ResponderEliminar